El Sagrado Corán

Sura La coalición (ahzáb)

Anterior          Indice          próximo

 

1.

¡Profeta! ¡Teme a Alá y no obedezcas a los infieles y a los hipócritas!

Alá es omnisciente, sabio.

2.

¡Sigue lo que tu Señor te revela!

Alá está bien informado de lo que hacéis.

3.

¡Confía en Alá!

¡Alá basta como protector!

4.

Alá no ha puesto dos corazones en el pecho de ningún hombre.

Ni ha hecho que las esposas que repudiáis por la fórmula: "¡Eres para mí como la espalda de mi madre!" sean vuestras madres.

Ni ha hecho que vuestros hijos adoptivos sean vuestros propios hijos.

Eso es lo que vuestras bocas dicen.

Alá, empero, dice la verdad y conduce por el Camino.

5.

Llamadles por su padre. Es más equitativo ante Alá.

Y, si no sabéis quién es su padre, que sean vuestros hermanos en religión y vuestros protegidos.

No incurrís en culpa si en ello os equivocáis,

pero sí si lo hacéis deliberadamente.

Alá es indulgente, misericordioso.

6.

El Profeta está más cerca de los creyentes que ellos lo están de sí mismos.

Las esposas de aquél son las madres de éstos.

Los unidos por lazos de consanguinidad están más cerca unos de otros, según la Escritura de Alá, que los creyentes y los emigrados, a menos que hagáis un favor a vuestros amigos.

Eso está anotado en la Escritura.

7.

Y cuando concertamos un pacto con los profetas, contigo,

con Noé, con Abraham, con Moisés y con Jesús, hijo de María -

pacto solemne,

8.

para pedir cuenta de su sinceridad a los sinceros.

Y para los infieles ha preparado un castigo doloroso.

9.

¡Creyentes!

Recordad la gracia que Alá os dispensó cuando vinieron las legiones contra vosotros

y Nosotros enviamos contra ellas un viento y legiones invisibles a vuestros ojos.

Alá ve bien lo que hacéis.

10.

Cuando os acosaban por todas partes, cuando el terror os desvió la mirada, se os hizo un nudo en la garganta

y conjeturasteis sobre Alá.

11.

En esa ocasión, los creyentes fueron puestos a prueba y sufrieron una violenta conmoción.

12.

Y cuando los hipócritas y los enfermos de corazón decían:

"¡Alá y Su Enviado no han hecho sino engañarnos con sus. promesas!"

13.

Y cuando un grupo de ellos dijo: "¡Gente de Yatrib! ¡No os quedéis aquí! ¡Regresad!"

Parte de ellos pidió autorización al Profeta, diciendo: "¡Nuestras casas están indefensas!"

En realidad, no es que sus casa estuvieran indefensas, lo que querían era huir.

14.

Si les hubieran entrado por sus arrabales y se les hubiera pedido que apostataran,

habrían aceptado casi sin demora.

15.

Pero habían concertado antes con Alá una alianza: no volver la espalda.

Y hay que responder de la alianza con Alá...

16.

Di:

"No sacaréis nada con huir si es que pretendéis con ello no morir o que no os maten.

De todas maneras, se os va a dejar gozar sólo por poco tiempo".

17.

Di:

"¿Quién podrá protegeros de Alá, tanto si quiere haceros mal como si quiere haceros objeto de misericordia?"

No encontrarán, fuera de Alá, amigo ni auxiliar.

18.

Alá sabe quiénes son, entre vosotros, los que levantan obstáculos y los que dicen a sus hermanos: "¡Venid a nosotros!",

pero sin mostrar gran ardor para combatir.

19.

Os regatean la ayuda.

Cuando viene el miedo, les ves que te miran,

girándoles los ojos, como mira aquél a quien ronda la muerte.

Pero, cuando ha desaparecido el miedo, os hieren con sus afiladas lenguas, ávidos de botín.

Esos tales no son creyentes.

Alá hará vanas sus obras.

Es cosa fácil t para Alá.

20.

Creen que los coalicionistas no se han ido.

Pero, si los coalicionistas regresaran, querrían retirarse al desierto entre los beduinos, preguntando qué ha sido de vosotros.

Si se quedaran con vosotros, combatirían pero poco.

21.

En el Enviado de Alá tenéis, ciertamente, un bello modelo

para quien cuenta con Alá y con el último Día

y que recuerda mucho a Alá.

22.

Y cuando los creyentes vieron a los coalicionistas, dijeron:

"Esto es lo que Alá y su Enviado nos habían prometido.

¡Dios y su Enviado decían la verdad!"

Esto no hizo sino aumentar su fe y su adhesión.

23.

Hubo creyentes que se mantuvieron fieles a la alianza concertada con Alá.

Algunos de ellos dieron ya su vida.

Otros esperan aún,

sin mudar su actitud.

24.

Para que Alá retribuya a los sinceros por su sinceridad

y castigue a los hipócritas, si quiere, o se vuelva a ellos.

Alá es indulgente, misericordioso.

25.

Alá despidió a los infieles llenos de ira, sin que consiguieran triunfar.

Alá evitó el combate a los creyentes.

Alá es fuerte, poderoso.

26.

Hizo bajar de sus fortalezas a los de la gente de la Escritura que habían apoyado a aquéllos.

Sembró el terror en sus corazones.

A unos matasteis, a otros les hicisteis cautivos.

27.

Os ha dado en herencia su tierra, sus casas, sus bienes y un territorio que nunca habíais pisado.

Alá es omnipotente.

28.

¡Profeta! Di a tus esposas:

"Si deseáis la vida de acá y su ornato,

¡venid, que os proveeré y os dejaré en libertad decorosamente!

29.

Pero, si buscáis a Alá, a Su Enviado y la Morada Postrera,

entonces, Alá ha preparado una recompensa magnífica para aquéllas de vosotras que hagan el bien".

30.

¡Mujeres del Profeta!

A la que de vosotras sea culpable de deshonestidad manifiesta, se le doblará el castigo.

Es cosa fácil para Alá.

31.

Pero a la que de vosotras obedezca a Alá y a Su Enviado y obre bien, le daremos doble remuneración

y le prepararemos generoso sustento.

32.

¡Mujeres del Profeta! Vosotras no sois como otras mujeres cualesquiera.

Si teméis a Alá, no seáis tan complacientes en vuestras palabras

que llegue a anhelaros el enfermo de corazón.

¡Hablad, más bien, como se debe!

33.

¡Quedaos en vuestras casas! ¡No os acicaléis como se acicalaban las natiguas paganas!

¡Haced la azalá! ¡Dad el azaque! ¡Obedeced a Alá y a Su Enviado!

Alá sólo quiere libraros de la mancha, gente de la casa,

y purificaros por completo.

34.

Recordad lo que de las aleyas de Alá y de la Sabiduría se recita en vuestras casas.

Alá es sutil, está bien informado.

35.

(Alá ha preparado perdón y magnífica recompensa para )

los musulmanes y las musulmanas, los creyentes y las creyentes,

los devotos y las devotas, los sinceros y las sinceras,

los pacientes y las pacientes, los humildes y las humildes,

los que y las que dan limosna, los que y las que ayunan,

los castos y las castas, los que

y las que recuerdan mucho a Alá.

Alá ha preparado perdón y magnífica recompensa para ellos.

36.

Cuando Alá y Su Enviado han decidido un asunto, ni el creyente ni la creyente tienen ya opción en ese asunto.

Quien desobedece a Alá y a su Enviado está evidentemente extraviado.

37.

Y cuando decías al que había sido objeto de una gracia de Alá y de una gracia tuya:

"¡Conserva a tu esposa y teme a Alá!",

y ocultabas en tu alma lo que Alá iba a revelar,

y tenías miedo de los hombres, siendo así que Alá tiene más derecho a que Le tengas miedo.

Cuando Zayd había terminado con ella, te la dimos por esposa para

que no se pusiera reparo a los creyentes que se casan con las esposas de sus hijos adoptivos, cuando éstos han terminado con ellas.

¡La orden de Alá se cumple!

38.

Que no tenga reparos el Profeta por algo que le ha sido impuesto por Alá.

conforme a la práctica de Alá para los que vivieron antes

-la orden de Alá es un decreto decidido-,

39.

que transmitían los mensajes de Alá y Le tenían miedo, no teniendo miedo de nadie más que de Alá.

¡Basta Alá para ajustar cuentas!

40.

Mahoma no es el padre de ninguno de vuestros varones,

sino el Enviado de Alá y el sello de los profetas.

Alá es omnisciente.

41.

¡Creyentes! ¡Recordad mucho a Alá!

42.

¿Glorificadle mañana y tarde!

43.

Él es Quien, con Sus ángeles, os a bendice

para sacaros de las tinieblas a la luz.

Es misericordioso con los creyentes.

44.

El día que Le encuentren, serán saludados con: "¡Paz!"

Les habrá preparado una recompensa generosa.

45.

¡Profeta!

Te hemos enviado como testigo, como nuncio de buenas nuevas, como monitor,

46.

como voz que llama a Alá con Su permiso, como antorcha luminosa.

47.

Anuncia a los creyentes que recibirán un gran favor de Alá.

48.

¡No obedezcas a los infieles y a los hipócritas! ¡Haz caso omiso de sus ofensas y confía en Alá!

¡Alá basta como protector!

49.

¡Creyentes! Si os casáis con mujeres creyentes y, luego, las repudiáis antes de haberlas tocado, no tenéis por qué exigirles un período de espera.

¡Proveedlas de lo necesario y dejadlas en libertad decorosamente!

50.

¡Profeta!

Hemos declarado lícitas para ti a tus esposas, a las que has dado dote,

a las esclavas que Alá te ha dado como botín de guerra,

a las hijas de tu tío y tías paternos y de tu tío y tías maternos que han emigrado contigo

y a toda mujer creyente, si se ofrece al Profeta y el Profeta quiere casarse con ella.

Es un privilegio tuyo, no de los otros creyentes -

ya sabemos lo que hemos impuesto a estos últimos con respecto a sus esposas y esclavas,

para que no tengas reparo.

Alá es indulgente, misericordioso.

51.

Puedes dejar para otra ocasión a la que de ellas quieras, o llamar a ti a la que quieras,

o volver a llamar a una de las que habías separado.

No haces mal.

Esto contribuye a su alegría, a evitar que estén tristes

y a que todas ellas estén contentas con lo que tú les des.

Alá sabe lo que encierran vuestros corazones.

Alá es omnisciente, benigno.

52.

En adelante, no te será lícito tomar otras mujeres,

ni cambiar de esposas, aunque te guste su belleza,

a excepción de tus esclavas.

Alá todo lo observa.

53.

¡Creyentes! No entréis en las habitaciones del Profeta

a menos que se os autorice a ello para una comida.

No entréis hasta que sea hora.

Cuando se os llame, entrad

y, cuando hayáis comido, retiraos sin poneros a hablar como si fueráis de la familia.

Esto molestaría al Profeta y, por vosotros, le daría vergüenza.

Alá, en cambio, no Se avergüenza de la verdad.

Cuando les pidáis un objeto hacedlo desde detrás de una cortina.

Es más decoroso para vosotros y para ellas.

No debéis molestar al Enviado de Alá,

ni casaros jamás con las que hayan sido sus esposas.

Esto, para Alá, sería grave.

54.

Si mostráis algo o lo ocultáis,... Alá lo sabe todo.

55.

No pecan si se trata de sus padres,

sus hijos, sus hermanos, los hijos de sus hermanos, los hijos de sus hermanas, sus mujeres o sus esclavas.

¡Temed a Alá!

Alá es testigo de todo.

56.

Alá y sus ángeles bendicen al Profeta.

¡Creyentes!

¡Bendecidle vosotros también y saludadle como se debe!

57.

A los que molestan a Alá y a Su Enviado, Alá les ha maldecido en la vida de acá y en la otra

y les ha preparado un castigo humillante.

58.

Los que molestan a los creyentes y a las creyentes, sin haberlo éstos merecido,

son culpables de infamia y de pecado manifiesto.

59.

¡Profeta! Di a tus esposas, a tus hijas y a las mujeres de los creyentes que se cubran con el manto.

Es lo mejor para que se las distinga y no sean molestadas.

Alá es indulgente, misericordioso.

60.

Si los hipócritas, los enfermos de corazón y los agitadores de la ciudad no cesan, hemos de incitarte contra ellos

y pronto dejarán tu vecindad.

61.

Malditos,

serán capturados y muertos sin piedad donde quiera que se dé con ellos,

62.

conforme a la practica de Alá con los que vivieron antes.

Y encontrarás la práctica de Alá irreemplazable.

63.

Los hombres te preguntan por la Hora.

Di: "Sólo Alá tiene conocimiento de ella".

¿Quién sabe?

Quizá la Hora esté próxima...

64.

Alá ha maldecido a los infieles y les ha preparado fuego de la gehena,

65.

en el que estarán eternamente, para siempre.

No encontrarán amigo ni auxiliar.

66.

El día que, en el Fuego, se desencajen sus rostros de dolor, dirán:

"¿Ojalá hubiéramos obedecido a Alá! ¡Ojalá hubiéramos obedecido al Enviado!".

67.

Y dirán:

"¡Señor! ¡Hemos obedecido a nuestros señores y a nuestros grandes y nos han extraviado del Camino!

68.

¡Dóblales, Señor, el castigo y échales una gran maldición!"

69.

¡Creyentes! ¡No seáis como los que molestaron a Moisés! Alá le declaró inocente de lo que le habían acusado.

Alá le tenía consideración.

70.

¡Creyentes!

¡Temed a Alá y no digáis despropósitos,

71.

para que haga prosperar vuestras obras y os perdone vuestros pecados!

Quien obedezca a Alá y a Su Enviado tendrá un éxito grandioso.

72.

Propusimos el depósito a los cielos, a la tierra y a las montañas, pero se negaron a hacerse cargo de él, tuvieron miedo. El hombre, en cambio, se hizo cargo.

Es, ciertamente, muy impío, muy ignorante.

73.

Para que Alá castigue a los hipócritas y a las hipócritas, a los asociadores y a las asociadoras,

y para que Alá se vuelva a los creyentes y a las creyentes.

Alá es indulgente, misericordioso.

*********

© Copy Rights:

Zahid Javed Rana, Abid Javed Rana, Lahore, Pakistan

Visits wef 2016

AmazingCounters.com